.

MONUMENTUM - (2016) The Killer Is Me

En el noble arte del proselitismo sonoro hay que reconocer que las bandas escandinavas tienen un plus extra de peligrosidad, cuando se trata de retorcer ciertas sonoridades y sin animo de generalizar los noruegos mantienen con firmeza el pulso. Es el caso -entre otros muchos- de Monumentum una banda que acomete desde una transparente ferocidad sonica un planteamiento instrumental extenuante, una bizarra exposición de metales pesados en conexión directa con el stoner, el doom y el sludge.